viernes, 13 de agosto de 2010

Fotografías de la estación Tamarite-Altorricón (La Melusa)





3 comentarios:

Hansel en Baviera dijo...

las estaciones de trenes antiguas tienen de por sí su encanto y misterio, si a esto le sumas que están abandonadas, sus cualidades se duplican y el poder evocativo es inmenso. ¿Será que somos unos románticos? Así sigamos, avocando y atrapando estas maravillas.
Salud,
Norberto

José Luis Ríos dijo...

Estoy de acuerdo en que las estaciones antiguas y abandonadas tienen encanto y misterio, y son evocadoras. Es el paso del tiempo el que las vuelve así, y el poder de una mirada.


Saludos, Luis.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...