domingo, 25 de julio de 2010

Personal infidelidad

Es ahora
cuando lo entiendo,
este orden
no es victoria
sino consumada,
complaciente
rendición.
Todos
aquellos días
de egoísmo
y carnaval
y culpas
siempre ajenas,
no eran los demás
era yo mismo
y mi ordenada,
disciplinada
debilidad.
No era búsqueda
ni rebeldía,
era sumisión
y obediencia,
comodidad
inercia
miedo a saltar.
No eran ellos
era yo mismo,
renunciando,
inmaduro,
pusilánime
dejándome llevar.
No eran ellos
era yo
y mi vértigo,
mi personal
y definitiva
infidelidad.

Poema de Jorge del Frago

Fotografía de David Terrazas
http://www.flickr.com/photos/davidenlarama/

1 comentario:

No Comments dijo...

Como siempre arte en tus palabras.
Un saludo indio