martes, 14 de julio de 2009

Destrucción

Lo nuestro se desmoronó como las Torres Gemelas; no por el impacto de terceras personas, sino por la metástasis en las vigas maestras de la relación.

Así caímos.
De forma traumática.
Sobre nosotros mismos.

Oscar Sipán

1 comentario:

no comments dijo...

Si es que a veces las relaciones empiezan mal y el tiempo lo único que hace es empeorarlo todo.

Un saludo indio