lunes, 26 de enero de 2009

Buena suerte


La suerte tiene estas cosas. Estos caprichos. Y por una vez la he conocido.
Aquella era la noticia con la que comenzaban todos los telediarios, las imágenes de toda aquella gente saltando, gritando, llorando, abrazándose, agitando botellas de cava como si fueran corredores de fórmula uno. Brindando por su buena suerte.
Lo de todos los años. Mientras ellos se emborrachaban de felicidad yo me dedicaba a romper los décimos convertidos en papel mojado. Maldecir a mi mala suerte.
Pero entonces lo vi. Entre los agraciados con el gordo, saltando en la calle, con el décimo en una mano y una botella en la otra. Era él. Seguro. Apenas había cambiado. Ni siquiera se había puesto pelo para taparse la calva, operado la nariz para cambiar su perfil, dejado barba, algo para transformar su cara y evitar que pudiera reconocerlo. Maldito cabrón. Allí estaba, riéndose a carcajadas, echándole cava a la reportera de televisión, cantando y saltando como si su equipo hubiera ganado la liga.
Presté atención. Subí el volumen. Era un pueblo de Murcia. Administración única. Vendido íntegramente. Villa felicidad. Todo el pueblo estaba en la calle celebrándolo. Se acercó al micrófono y cantó el número imitando el tono de los niños de San Ildefonso, primer plano de su cara, y luego grito la cantidad en euros. Saltaba y chillaba como un mono loco.
La euforia tiene esas consecuencias. Te hace perder la cabeza, bajas la guardia y no recuerdas que alguien puede verte; alguien que hace años que te busca. Seguro que esta noche se dormirá sonriendo, pensando en lo hermosa que es la vida. Sin acordarse del pasado. Sin acordarse de mí.
Me queda una semana de vacaciones. Mañana, cuando termine el turno, pasaré por casa, meteré algo de ropa en una bolsa, limpiaré la pistola y llenaré el cargador. Cogeré el primer autobús hasta Murcia y de ahí a ese pueblo. Le encontraré. Será fácil. Seguro que no se alegra de verme, seguro que se le quita esa maldita sonrisa de la cara.
Texto de Jorge del Frago.
Fotografía de Mariam de Lastres http://hielodemelokoton.blogspot.com/

1 comentario:

Berbi dijo...

Este texto fue publicado en el Diario del Altoaragón... este Jorge del Frago se mueve...